Tras un tratamiento de reproducción, la prueba del embarazo la realizamos en clínica transcurridos unos doce días de la transferencia. Lo hacemos mediante análisis sanguíneo para detectar la presencia de la hormona gonadotropina coriónica (hCG). Esta prueba conocida como Beta-hCG es la más sensible y precisa, una confirmación categórica del embarazo.

Pero sabemos que la espera hasta la prueba se hace larga. La experiencia nos dice que es el periodo más complejo emocionalmente. Esos días entre la transferencia del embrión y la analítica generan dudas e incluso preocupación. Se viven muchos momentos de incertidumbre y emociones contradictorias: miedo al fracaso, ilusión, impaciencia, esperanza, etc. Estos sentimientos nos pueden dirigir a estar constantemente vigilando cualquier síntoma de nuestro cuerpo. Sin embargo, en la betaespera tener síntomas o no tenerlos es algo normal. Los profesionales procuramos reducir la ansiedad de la paciente y resolver todas sus dudas; la tranquilidad es un factor beneficioso.

test_embarazo

No obstante, es habitual que la paciente quiera conocer cuanto antes su estado, y no es raro recurrir a un test de embarazo en orina, a pesar de que no lo aconsejemos. Pero entendemos que su fácil acceso, precio y sencillez son a veces demasiado tentadores, aunque debes saber que su fiabilidad es mucho menor que la de la prueba Beta-hCG. Vamos a darte algunas indicaciones.

• El test detecta la presencia de hCG en la orina. Para mayor sensibilidad y menor riesgo de error, es recomendable realizarlo con la primera orina de la mañana, dado que tiene mayor concentración hormonal.

Evita beber grandes cantidades de líquidos antes del test. Puede diluir la concentración de la hormona en la orina.

• Existen tanto los falsos positivos como los falsos negativos. Cada marca presenta una sensibilidad diferente, por lo que es buena idea repetir la prueba tras 48 horas.

• El momento ideal para realizarlo es 14 días después de la fecundación (en ciclos regulares de 28 días). Te en cuenta que en una transferencia embrionaria te habremos implantado un blastocisto que ya cuenta con 5 ó 6 días, por lo que tendrás que restar ese tiempo (de forma que suele ser pasados 9 días de la transferencia). Si lo adelantas demasiado, los niveles de hormona no serán significativos y daría siempre negativo.

• Si el resultado es negativo, procura no sentir más ansiedad, puesto que suele ser habitual debido a la fiabilidad y no refleja la realidad. La Beta-hCG será la que nos diga la verdad.

• Por supuesto, no suspendas ninguna medicación que te hayamos recetado, con independencia del resultado del test.

• Sea cual sea el resultado, puedes sentir un sangrado. Llama a tu centro, ya que puede tratarse de sangrado por implantación (leve) o una pérdida del embrión (suele ser más abundante). En cualquier caso, contacta con tu clínica.

• Trata de no compartir los resultados con tu entorno, suelen generar emociones que a veces contrastan con  el resultado de la Beta-hCG. Intenta que la información quede para ti (o para tu pareja).

Recuerda que la betaespera es estresante para todas y cada una de las mujeres, pero procura mantener la calma dentro de lo posible y evita darle demasiada importancia a los posibles síntomas que sientas. Intenta tomarte este periodo con la mayor tranquilidad posible (aquí algunos consejos). Y si recurres a un test de orina, recuerda siempre que los falsos positivos y negativos son habituales.