El hierro desempeña un papel crucial en diversas funciones del organismo y su necesidad aumenta significativamente durante el embarazo, puesto que afecta tanto a la madre como al desarrollo saludable del bebé.

Lo ideal en la gestación es cubrir el requerimiento de hierro sobre todo mediante la alimentación, pero no es raro que las embarazadas necesiten suplementación para alcanzar los niveles óptimos. En  función de tu caso, tu médico te recomendará tomarla, así como su posología. Haz caso siempre a su criterio.

En el embarazo el hierro es importante por lo siguiente:

• Producción de hemoglobina

Es un componente esencial de la hemoglobina, la proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno desde los pulmones hasta el resto del cuerpo. Durante el embarazo la madre necesita producir más glóbulos rojos para satisfacer las demandas de oxígeno del bebé en crecimiento.

• Prevención de la anemia

La deficiencia de hierro puede llevar a la anemia, condición en la que el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. La anemia durante el embarazo se asocia con riesgos para el bebé y la madre.

• Desarrollo del cerebro del bebé

Es esencial para el desarrollo adecuado de su cerebro y sistema nervioso. Una deficiencia de hierro podría afectar negativamente el desarrollo cognitivo y neurológico del bebé.

• Prevención de complicaciones en el embarazo

La deficiencia de hierro se ha asociado con mayor riesgo de complicaciones, como la preeclampsia (presión arterial alta durante el embarazo), parto prematuro y bajo peso al nacer.

• Reserva de hierro para el parto y la lactancia

Durante el parto y la lactancia, las necesidades de hierro continúan siendo elevadas. Un suministro adecuado durante el embarazo ayuda a crear reservas que pueden ser utilizadas durante estos periodos críticos.

• Reducción de la fatiga y el agotamiento

La deficiencia de hierro puede llevar a la fatiga y al agotamiento, síntomas ya de por sí comunes durante el embarazo. Tomar un suplemento de hierro ayuda a mantener niveles adecuados y a reducir la posibilidad de fatiga extrema.

• Mejora de la tolerancia al ejercicio

Mantener niveles óptimos de hierro es importante para mejorar la tolerancia al ejercicio durante el embarazo, lo cual es beneficioso para la salud cardiovascular y el bienestar general.

• Optimización del crecimiento del bebé

La disponibilidad adecuada de hierro asegura un suministro constante de oxígeno y nutrientes al bebé, promoviendo un crecimiento y desarrollo saludables.

• Absorción de nutrientes

El hierro también juega un papel crucial en la absorción de otros nutrientes, como la vitamina B12 y el ácido fólico, que son esenciales para la salud durante el embarazo.

• Reposición de reservas maternas

El embarazo puede agotar las reservas de hierro de la madre, especialmente si ya tenía una reserva baja antes del embarazo. Tomar suplementos ayuda a reponerlas.