La búsqueda del embarazo a través de un tratamiento puede ser un viaje emocionalmente desafiante. En este proceso, el papel de la pareja (sea mujer u hombre) va más allá de acompañar en las consultas médicas o los procedimientos.

Es fundamental que desempeñe un papel activo y solidario en todos los aspectos, brindando un apoyo anímico que incluso puede tener incidencia en el devenir del proceso. ¿Cómo hacerlo de manera efectiva? Ahí van unas claves:

Comunicación abierta y honesta.

La comunicación es la piedra angular de cualquier relación, y en el contexto de la reproducción asistida es aún más importante. Ambos miembros de la pareja deben sentirse cómodos expresando sus emociones, preocupaciones y esperanzas. Esto incluye discutir abiertamente las expectativas sobre el tratamiento, así como compartir cualquier ansiedad o estrés que puedan experimentar.

Apoyo emocional constante.

La incertidumbre y la tensión emocional pueden ser abrumadoras. La pareja debe brindar un sostén emocional firme, ofreciendo palabras de aliento, comprensión y empatía en los momentos difíciles. Es importante recordar que ambos miembros de la pareja pueden experimentar emociones intensas y necesitar apoyo mutuo. Pero no olvidemos que, en general, el desgaste físico y emocional suele ser mayor en la mujer, que es la paciente en términos médicos.

Participación activa en el proceso.

Aunque el tratamiento de reproducción asistida se centra en el cuerpo de la mujer, la pareja debería acompañarla a las citas médicas, ayudar con la administración de medicamentos, y participar en decisiones importantes relacionadas con el proceso. Es un juego de dos.

Pareja_tratamiento_reproducción

Manejo conjunto de la información.

Es importante que ambos miembros de la pareja estén informados sobre los detalles del tratamiento, incluidos los procedimientos involucrados, los posibles resultados y los aspectos físicos y psicológicos asociados. Al estar bien informados, podréis tomar decisiones conjuntas y enfrentar los desafíos con mayor confianza.

Cuidado mutuo y autocuidado.

Es crucial que la pareja se cuide mutuamente y también se cuide a sí misma. Implica buscar tiempo para relajarse juntos, realizar actividades de ocio y mantener un estilo de vida saludable para apoyar el proceso.

Actitud de equipo positiva.

La infertilidad y la reproducción asistida pueden poner a prueba la fortaleza de una pareja, pero también fortalecer su vínculo. Ayudará que la pareja se vea a sí misma como un equipo unido, enfrentando los desafíos juntos y celebrando los logros en común.

Mucho ánimo y por último recordad: en este equipo que formáis, la clínica será un miembro más. Estamos juntos por vuestro sueño. Por eso todas nuestras consultas de reproducción son siempre gratuitas. Pide tu cita aquí.