Un estudio demuestra un aumento pronunciado en su prevalencia en más de 200 países y regiones.

Los datos son contundentes: en 2019, 12.3 millones de mujeres vieron afectada su fertilidad debido al Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) a nivel mundial, en comparación con los 6 millones que hubo en 1990. Están extraídos de primer análisis exhaustivo de infertilidad relacionada con el SOP, publicado por la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE).

El estudio incide en que el SOP es la causa más común de infertilidad anovulatoria (que inhibe la ovulación), afectando hasta el 80% de las mujeres que no ovulan durante un ciclo menstrual. Estos hallazgos proporcionan evidencia completa del impacto del SOP en la infertilidad primaria (mujeres que no han estado embarazadas antes) y secundaria (mujeres que han dado a luz con éxito pero que no pueden hacerlo de nuevo).

Los autores concluyen que el rápido aumento global de la obesidad puede estar al menos parcialmente relacionado con la carga de infertilidad relacionada con el SOP. Por ello, sugieren que el control del peso debería servir para mitigar esta tendencia, especialmente en regiones con altos niveles de desarrollo social y económico, donde se ha encontrado que la infertilidad relacionada con SOP es mayor. Subrayan la necesidad de intervenciones de salud más efectivas y 'estrategias preventivas y de gestión eficientes'.